m a n d i o c a . l e l ê

Icono

Brasil en linea y San Pablo a toda hora: crónicas, personajes e historias de una ciudad que nunca para.

– Crack : un forma de fumarse la cabeza.

Estoy mandando bala con un acontecimiento de esta semana. Una intensa represión policial, en una zona de la ciudad de San Pablo conocida como “Cracolandia”. Lugar de distribuición y consumo de esta piedra que se fuma. Especialmente utilizada, por menores de edad (moleques de rua), jovenes y hasta madres, como medio de subsistencia en las calles. Pero no estoy explicando que es esta piedra. Por entonces ahí la la explicación en español.

Crack (droga)

El crack, es el nombre vulgar de un derivado de la cocaína, en concreto el residuo resultante de hervir clorhidrato de cocaína en una solución de bicarbonato de sodio para que se evapore el agua.

El término crack es una onomatopeya que sugiere el ruido que hacen las piedras de esta droga al calentarse (por la ebullición del agua que contienen). También recibe nombres vulgares entre los usuarios a esta droga, como rocas, chulas, piedras o rockstars, entre otros; a veces erróneamente se le confunde con el bazuco o el Paco que es la costra que queda en la olla donde preparan la cocaína.

El crack se elabora en laboratorios clandestinos macerando las hojas de coca con queroseno y lavándola posteriormente con éter y acetona. A la pasta resultante suele agregársele bicarbonato de sodio para aumentar el volumen y disminuir su costo. El grado de impurezas que posee hacen imposible su consumo por vía nasal o intravenosa y por ello su forma de uso es pulmonar[1] .

Dado que el crack se fuma, ingresa rápidamente al torrente sanguíneo, produciéndole al individuo una sensación de euforia, pánico, insomnio y la necesidad de buscar residuos de crack en cualquier parte; este efecto es conocido vulgarmente como “El mal del pollo” o “Puntosis” y se puede presentar en menos de diez segundos a partir de haber consumido la droga. Debido a la rapidez de los efectos, casi inmediatos, el crack se hizo muy popular en la década de los 1980s. Otra razón para su popularidad es que no cuesta mucho, económicamente hablando, procesarlo ni adquirirlo. Sus efectos secundarios son muy similares a los de la cocaína, solamente que el riesgo de padecer alguno de ellos es mucho más alto por las mezclas de químicos y otras sustancias que contiene el crack.

Desde los años 1980s, el crack se fuma en pipa de vidrio, con ceniza de cigarro en una lata con orificios, en un gotero de cristal, en un cigarro como primo (nombre que se le da a un tabaco mezclado con cocaína), entre otras. Otro instrumento utilizado para consumir crack es un tubo metálico similar a una antena de radio (en muchos casos lo es) a la que se le introduce una suerte de alambrina y se utiliza para fumar crack simulando una pipa. Este método es utilizado principalmente por adictos de muy pocos recursos y se conoce como “fumar en tubo”.

Durante los años 1990s, según el Insituto de Adicciones (Adictions Institute) aumentó enormemente el número de personas que consumen crack en Norteamérica.

El mayor problema con este derivado de la cocaína es que es altamente adictivo; basta con probarlo una vez y automáticamente el organismo necesita más droga. No está al nivel de la heroína pero sí es bastante adictiva. Los usuarios de crack describen sus efectos como más intensos, pero de menor duración, lo que implica que su ingesta sea más continua. El uso del crack se ha vinculado con la violencia, ya que el adicto al crack dejará todo con tal de intoxicarse, lo que conduce al individuo a llevar una vida puramente antisocial[2] .

Algunos especialistas consideran la adicción al crack como intratable, pero académicos consideran que esto se asevera por ser una droga consumida por gente pobre que no puede pagar un tratamiento en centros especializados. Por esta razón se considera intratable[3] .

Archivado en: cotidiano, , , , , , , , ,

3 Responses

  1. pepo dice:

    fumemiosnis uno ?

  2. edu dice:

    tengo un amigo viciado con crack, y no sabemos ni su familia ni yo, qué hacer al respecto, pues el joven dice que él no está mal, que por el contrario está mejor, y que no quiere internarse. Alguien me dijo que solo resta esperar hasta que el vicio lo sature t colapse , entonces dice que viene una etapa en la que reflecciona y quiere por fin dejar esa droga. Pero para ese entonces temo que la droga le haya matado demasiadas neuronas y ya no sirva para nada. Es esto cierto? es cierto que no hay nada que hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

:: busca por temática

:: lo mas visto

:: mandioca.lelê

:: Brasil y São Paulo en linea

A toda hora. Crónicas, personajes e historias de una ciudad que nunca para.

Ingrese su e-mail y reciba las notificaciones de nuevos posts via correo electrónico.

Únete a otros 142 seguidores

:: lo publicado mes a mes

:: los mas acesados

:: entradas

A %d blogueros les gusta esto: