m a n d i o c a . l e l ê

Icono

Brasil en linea y San Pablo a toda hora: crónicas, personajes e historias de una ciudad que nunca para.

– La lucha antinarcóticos de Estados Unidos para dominar a nuestras patrias

A propósito de la sesión de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, CICAD, que se efectuará entre el 19 y 21 de noviembre de este año en Santiago de Chile, cabe destacar que el narcotráfico “es un problema netamente norteamericano, por cuanto las mafias son manejadas por norteamericanos, los grandes especuladores son norteamericanos; los laboratorios son inventados, manejados y reparados por norteamericanos; los consumidores son norteamericanos…” sostenía un periodista especializados en estos asuntos y, tal vez se le olvidó decir que los precursores químicos son fabricados en Estados Unidos y que el negocio de narcolavado en gran escala se realiza en bancos norteamericanos, mientras que los problemas derivados de la producción de drogas ilícitas de exportación son latinoamericanos como el crimen organizado, carteles de la droga, violencia delincuencial, corrupción política, policíaca y militar y la más grave de ellas: la injerencia imperial en los asuntos internos de nuestras patrias, porque el objetivo de la lucha antinarcóticos de Estados Unidos, no es su eliminación, sino el recurrido pretexto para expandir y consolidar su dominación en América Latina.

El imperio estadounidense es el primer consumidor de drogas de todo el mundo, pero con el uso de una eficaz propaganda se considera víctima del narcotráfico, razón por la que, anualmente, gasta miles de millones de dólares en fuerzas militares y policiales de nuestras patrias, en equipos, en bases navales y aéreas, en agencias como la DEA, FBI, CIA y otras que dependen de la Secretaría de Seguridad Nacional de Estados Unidos y en la ejecución de criminales planes de guerra como Plan Colombia y Plan Patriota que tanto dolor, lágrimas, sangre, muerte y desolación causa al pueblo colombiano y graves problemas a los pueblos vecinos de Ecuador, Venezuela, Perú y Brasil.

 

La propaganda y las armas, los militares y policías, los agentes de los servicios secretos norteamericanos y criollos, la diplomacia y los medios de comunicación, han convertido al “narcotráfico en el aliado perfecto de Estados Unidos” según afirma el periodista mexicano Michael Gallant Smith; “aliado perfecto” para ejecutar sus planes neocolonizadores y para mantener la más poderosa maquinaria bélica de toda la historia de la humanidad porque, demás, el imperio necesita de guerras para sobrevivir y del fantasma del narcotráfico para combatirlo, así como en el pasado reciente utilizó al fantasma del comunismo para organizar y mantener dictaduras fascistas y gorilismos nazifascistas que asesinaron, desaparecieron, torturaron y encarcelaron a millares de hombres y mujeres democráticos y progresistas que engrandecieron la geografía humana de nuestra América Latina.

El narcotráfico es el fantasma que Estados Unidos utiliza fuera de sus fronteras para penetrar profundamente en nuestras patrias a través de las fuerzas armadas y policiales, y de organizaciones políticas y económicas de las derechas oligárquicas y feudales con los viejos argumentos de “cooperación” o de “intercambio de información”. Fronteras adentro, Estados Unidos mantiene tibias políticas de control del narcotráfico y suele llenar sus cárceles con hombres y mujeres de afroamericanos, asiáticos e hispanos pobres. Los líderes de las mafias narcotraficantes de Estados Unidos realizan fabulosos negocios y los jefes de los carteles del narcotráfico latinoamericanos, sobre la base de costos inmensos para nuestros pueblos, son perseguidos, muertos o son “extraditables” para que Estados Unidos despliegue propagandas programadas para ocultar sus verdaderas intenciones y fingimientos.

Estados Unidos tiene las fronteras más vigiladas del mundo, equipadas con tecnologías de punta y con recursos humanos de la más alta capacitación para detener, combatir y desaparecer migrantes, de tal manera que, si realmente estarían interesados en combatir al narcotráfico, ¿dejarían ingresar cientos y miles de toneladas de drogas estupefacientes y psicotrópicas para consumo de norteamericanos y negocios no sólo para los mafiosos norteamericanos? ¿Acaso no conviven corrupción y complicidad oficial en el negocio de narcóticos, corrupción y complicidad que se extienden a diferentes niveles de gobiernos, fuerzas armadas y policiales latinoamericanos, caracterizados por ser los mejores aliados y amigos del imperio?

El narcotráfico es consustancial a los planes imperiales. Estados Unidos con la CIA intervinieron en el Caso Irán-Contras con el que el coronel Oliverth North adquiría drogas, las introducía a Estados Unidos, las vendía a sus compatriotas y con las ganancias pagaba a los “contras” que asesinaban y masacraban al pueblo nicaragüense. Este fue uno de los factores para que la Revolución Sandinista fuera derrotada. En no pocas ocasiones se ha demostrado que militares, policías, agentes de la DEA, FBI, CIA y diplomáticos de Estados Unidos han estado involucrados en el narcotráfico.

En política exterior, el narcotráfico se ha constituido en elemento vital del Departamento de Estado, del Pentágono y de la Secretaría de Seguridad Nacional Sirve para atemorizar, chantajear, presionar y someter a nuestras patrias a los intereses y designios imperiales. Para este denigrante propósito creó las famosas “certificaciones” con las que aprobaban o reprobaban cada año la conducta de los gobiernos latinoamericanos en la lucha contra el narcotráfico. Si aprobaban, Estados Unidos les concedía ayuda militar, ayuda policial, regalaba equipos, armas, repartía dólares y palmaditas en las espaldas y subyugaba a nuestros gobernantes. La política antidrogas de Estados Unidos no deja de ser pantallazas para esconder sus verdaderos objetivos.

Tanto es así, que el consumo de drogas aumenta sin control dentro de Estados Unidos y lo mismo ocurre a nivel mundial, según datos, cifras y estadísticas que maneja la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, que en sus informes sostiene que tres países andinos producen la cocaína que se comercia en Estados Unidos y Europa. Colombia produce el 72%, lo que demuestra la inutilidad de los casi 7 millones de dólares que Estados Unidos ha gastado en el Plan Colombia y en el Plan Patriota. Perú produce el 20% y Bolivia, país productor de hoja de coca, apenas produce el 8% de cocaína.

Estados Unidos invadió Afganistán que, bajo el gobierno talibán, había reducido la producción de amapola que sirve de materia prima para la producción de opio y heroína. En la actualidad, Afganistán produce el 76% de opio y heroína y Myanmar el 28%. Algunos informes sostienen que aviones de la OTAN son transportes ideales para llevar opio y heroína a Europa desde el invadido Afganistán.

Las drogas de mayor consumo son cocaína, marihuana, heroína, hachis, cannabis y drogas sintéticas como crack, anfetaminas y éxtasis que Estados Unidos produce y exporta a nivel mundial, pero a Estados Unidos ¿quién le extiende Certificados de aprobación o reprobación sobre su particular lucha contra el narcotráfico?

Hay algunos informes desalentadores sobre el aumento de la producción comercialización y consumo de drogas ilícitas. Cálculos conservadores señalan que próximamente el mundo tendrá unos 250 millones de consumidores, si no funcionan los planes de educación, prevención y rehabilitación de drogadictos. La UNODC determina que el mayor mercado de drogas ilícitas está en Estados Unidos, con el 44% de las ventas mundiales en un negocio que supera los 500 mil millones de dólares anuales. El segundo lugar le corresponde a Europa con el 33% de consumidores y en nuestra América Latina crece la demanda.

La sesión de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas, CICAD, que se efectuará entre el 19 y 21 de noviembre de este año en Santiago de Chile, con la debida anticipación ha sido manipulada por Estados Unidos para que el CICAD concluya que Estados Unidos debe ser respaldado incondicionalmente por todos los países de América Latina. De esta manera conseguirá que a Estados Unidos se le considere víctima del narcotráfico y que se le respalde en sus políticas, luchas y prácticas antinarcóticas cuando en realidad son nuestras patrias las víctimas que padecen todos los intervencionismos imperiales. En primera línea de ese intervencionismo están Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, que tienen “gobiernos indeseables” para la Casa Blanca.

La próxima sesión de la CICAD debe saber perfectamente que el uso y abuso de prácticamente todas las drogas existentes en el mercado y, particularmente de la cocaína en sus diversas presentaciones, le corresponde de manera exclusiva a Estados Unidos que es el imperio más poderoso de la tierra y que tiene, también, el dudoso privilegio de tener el más poderoso mercado de drogas ilícitas de todo el planeta y, por tanto, el mayor número de consumidores de sustancias psicotrópicas y estupefacientes. Nadie desconoce que en Estados Unidos el tráfico de drogas ha alcanzado tales dimensiones que tornan al problema en irresoluble, sencillamente porque al imperio no le conviene económicamente luchar contra el consumo y tráfico internos y porque políticamente le interesa que siga vivo y creciendo el narcotráfico que ya es el fantasma contra el cual luchar y arrinconar y someter a América Latina, tal como lo hizo durante la era de la “Guerra Fría”

En la sesión de la CICAD no se debería olvidar que los carteles de la droga existen porque existen las poderosas mafias narcotraficantes de Estados Unidos que actúan dentro de Estados Unidos con impunidad y complicidad, y que ellas son las responsables del incremento del consumo a partir de sus redes de distribución, inclusive en escuelas y colegios. La juventud parece ser el sector poblacional norteamericano preferido por los narcotraficantes.

Algo es cierto: Si un producto no tiene demanda, el producto desaparece porque deja de fabricarse, pero en el caso de la droga ilícita, su producción se incrementa geométricamente y en forma directa y proporcional a la demanda. Al menos se afirma que esta es una ley del mercado capitalista que, en la actualidad, padece de una crisis global de la que, tal vez, no pueda recuperarse jamás

Como un paso previo a la próxima Sesión de la CICAD, los Jefes de Estado y/o de Gobierno y/o Jefes de Delegación de los países del Caribe, Centroamérica, Colombia, México y Venezuela se reunieron en Cartagena de Indias, Colombia, los días 30, 31 de julio y 1º de agosto de 2008, con motivo de la Cumbre Regional sobre el Problema Mundial de las Drogas, Seguridad y Cooperación en el que reconocieron “los esfuerzos de los países de la región en la lucha contra el narcotráfico, sus delitos conexos y el crimen organizado trasnacional”. En esta reunión dejaron en claro que “reconocen que la acción contra el problema mundial de las drogas es una responsabilidad común y compartida que exige un planteamiento multilateral, integral y equilibrado” En la reunión se afirmó que existe preocupación “por los enormes costos y sacrificios nacionales en términos de vidas humanas y costo social en general que genera la lucha contra el problema mundial de las drogas y sus delitos conexos” y declararon que “la lucha contra el Problema Mundial de las Drogas es una responsabilidad común y compartida que debe encararse de manera coordinada en todos los eslabones de la cadena: demanda, producción, tráfico, distribución, desvío de precursores químicos y otras sustancias utilizadas en la producción de drogas ilícitas, lavado de activos y demás delitos conexos”.

Si las drogas ilícitas devinieron en problema mundial, nadie le ha conferido a Estados Unidos el derecho a declararse en gendarme universal y menos aún el derecho a intervenir en nuestras patrias y agredirlas con armas, agentes de inteligencia de la CIA, DEA y otras, con millones de dólares que a más de causar muertes, ocasionan corruptelas y actitudes antipatrias y planes de muerte y destrucción como son el Plan Colombia, el Plan Patriota, la Iniciativa Mérida o la Iniciativa Regional Andina.

En la próxima Sesión del CICAD se deberá tener presente que Estados Unidos -en su etapa imperial ya agónica- utiliza la lucha contra el narcotráfico con un objetivo primordial: Afianzar su dominio neocolonial en América Latina.

fuente  WWW.adital.com.br

{Enviado por Ceprid].

Tribunal Dignidad
* Tribunal Dignidad, Soberanía, Paz Contra la Guerra

Archivado en: consumo, politicas públicas, problemas brasileros, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 Responses

  1. mariana dice:

    donde esta lo que yo pregunte no se entiende nada deberian espesificar un poco más creo yo

  2. carolina dice:

    yo te apoyo mariana la verdadque en esta pagina no se encuentra nada deberian mejorarla sepanlo y tenganlo bien conciente
    chau saludos a mis amigas de la rioja.

  3. marta dice:

    no insulten a esta página que esta re buena y primero aprendan a escribir que se saltearon asentos y todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

:: busca por temática

:: lo mas visto

:: mandioca.lelê

:: Brasil y São Paulo en linea

A toda hora. Crónicas, personajes e historias de una ciudad que nunca para.

Ingrese su e-mail y reciba las notificaciones de nuevos posts via correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores

:: lo publicado mes a mes

:: los mas acesados

:: entradas

A %d blogueros les gusta esto: